Envío Gratis desde 49€ ¡Aprovecha! HOY EN BLACK FRIDAY: PACK HIGH FIVE! 25.90€ / PLANES DETOX 20% OFF CÓDIGO: DETOX20 / TODAS LAS BEBIDAS: 20% OFF

Si te has registrado a la newsletter debes crear una cuenta para poder realizar compras.

Tu cesta de la compra
Propiedades de la alcachofa

Propiedades de la alcachofa

Alimentos
Mireia Cervera 24 Enero 2017

La alcachofa es la reina de las verduras de invierno. Descubre en este post sus orígenes, variedades, propiedades nutricionales y como utilizarla en la cocina.

Es un vegetal conocido desde hace siglos por sus grandes beneficios para nuestra salud. La alcachofa es originaria del Noroeste de África y parece que ya la conocían los griegos y romanos. A España llegó de la mano de los árabes, que la denominaban al-jarshuf (lengüetas de la tierra). Actualmente nuestro país es el segundo productor mundial después de Italia, con cerca del 30% de la producción.

La alcachofa es el fruto de la alcachofera (Cynara scolimus), planta que pertenece a la familia de las Asteráceas con más de mil géneros y más de 2.000 especies, de las que muy pocas se cultivan. Las variedades más conreadas se agrupan según su denominación geográfica, marcada por su lugar de origen: Blanca de Tudela, Madrileña, Romanesco, California, etc.

Propiedades nutricionales

El componente mayoritario de las alcahofas es el agua, por lo que es un alimento de bajo valor calórico. Los minerales mayoritarios son el sodio, el potasio, el fósforo y el calcio. Una ración de unos 200 gr nos aporta un 33% del fósforo que necesita el organismo al día, un 18% del potasio, un 15% del magnesio y un 13% del calcio. Entre las vitaminas destaca la presencia de vitaminas del grupo B – B1, B6 y ácido fólico- y pequeñas cantidades de vitamina C.

Sin embargo la alcachofa sobresale sobre todo por contener una serie de sustancias que se encuentran en cantidades muy pequeñas en su composición, pero que poseen notables efectos fisiológicos, como la cinarina, que ayuda a proteger el hígado –aumenta la secreción biliar y facilita el vaciamiento de la vesícula-, o la inulina, una fibra que reduce la concentración de azúcar en la sangre tras las comidas y favorece el equilibrio de la flora intestinal.

A las sustancias mencionadas hay que sumar otras como la pectina, los mucílagos y los oligoelementos. Las propiedades de las alcachofas no se explican por el efecto particular de alguno de sus componentes, sino por la combinación de todos ellos.

La alcachofa es una gran aliada para las personas que padecen del hígado y de la vesícula ya que contiene cinarina.

Con la llegada del frío las estanterías de los mercados empiezan a aparecer las alcachofas. Escógelas con aspecto fresco, hojas muy apretadas, cerradas en la punta y con el corte del tallo no muy oscuro (que sería señal que llevan ya varios días recolectadas). Para que mantengan todas sus propiedades lo ideal es cocinarlas el mismo día que las compres, o como mucho al día siguiente. Si se introducen en una bolsa de plástico cerrada y se dejan en la nevera, se conservarán perfectamente una semana. Os recomendamos usar guantes durante el proceso de limpieza y preparación para evitar que las manos se os pongan negras.

La alcachofa es una de los manjares más versátiles en la cocina, y nos gustan en todas sus variantes. A primeras puede parecer una verdura incómoda e ingrata porque exige cierto trabajo en la cocina pero el resultado merece la pena en sabor y propiedades nutricionales. Su sabor delicado, entre amargo y dulzón, la convierten en un ingrediente para crear infinidad de suculentos platos. Cruda en ensalada, al wok, simplemente cocinadas con hierbas aromáticas, asadas al horno, en tortilla, rellenas…

Aprovecha que es temporada e introdúcelas en tu dieta, porque además de sabrosas son uno de los alimentos básicos para nuestra salud.

Mireia Cervera Nutricionista grupo Teresa Carles Healthy Foods - Flax & Kale