Si te has registrado a la newsletter debes crear una cuenta para poder realizar compras.

Tu cesta de la compra
Propiedades de las espinacas

Propiedades de las espinacas

Alimentos
Mireia Cervera 28 Marzo 2017

Las espinacas fueron introducidas en Europa alrededor del año 1.000 procedente de regiones asiáticas, probablemente de Persia. En España habrían sido introducidas por los árabes en el siglo XI. Pero únicamente a partir del siglo XVIII comenzaron a difundirse por Europa y se establecieron cultivos para su explotación, principalmente en Holanda, Inglaterra y Francia.

Espinaca es el nombre común de una planta anual de la familia de las quenopodiáceas que se cultiva por sus hojas, nutritivas y sabrosas. Aunque hay también variedades de invierno, es en dos tipos: las de hoja rizada o Savoy y las de hoja lisa.

Propiedades nutricionales

Esta verdura es conocida por sus extraordinarias propiedades nutricionales. Prácticamente el 91% de las espinacas es agua, lo que lo convierte en un alimento fácil de digerir sin aportar excesivas calorías. En relación con su riqueza vitamínica, esta verdura presenta cantidades elevadas de provitamina A y de vitaminas C y E, todas ellas de acción antioxidante. Asimismo, es muy buena fuente de vitaminas del grupo B como folatos, imprescindibles durante el embarazo para el buen desarrollo del feto.

Las espinacas también aportan potasio, sodio, magnesio y, sobre todo, calcio. Gracias a unos dibujos animados son famosas por su alto contenido en hierro, pero no tanto como otros alimentos de origen vegetal, por ejemplo, los garbanzos o las lentejas. En este sentido, este aspecto de las espinacas ha sido un poco mitificado.

Gracias a su contenido en fibra soluble e insoluble contribuyen a prevenir el estreñimiento y mantener el buen tránsito intestinal.

Las espinacas contienen zeaxantina y luteína, compuestos químicos que ayudan a proteger los ojos de la luz solar. Además, estos elementos ayudan a la prevención de las cataratas y de la ceguera.

A todo lo anterior sumaríamos que se le atribuyen propiedades anticancerígenas y cardiosaludables gracias a su contenido en carotenoides y flavonoides como la luteína, la zeaxantina y la neoxantina.

En relación con este alimento, es preciso tener en cuenta que las personas con tendencia a la formación de cálculos renales, gota, reuma, artritis, etc. deben moderar su consumo, debido al contenido en ácido oxálico.

En el mercado

Cuando vayamos a comprarlas, debemos fijarnos en su color brillante y verde oscuro, y desechar las que tengan manchas o pigmentaciones de tonalidad amarillenta. Los tallos de las espinacas deben ser bastante finos. Tallos gruesos y ásperos señalan hojas demasiado grandes, duras y de sabor amargo. Conservarlas es muy fácil: pueden llegar a durar hasta 3 o 4 días en la parte baja de la nevera tapadas con un paño húmedo. Al tratarse de una verdura que soporta bien la congelación, ésta es otra técnica que podemos utilizar para guardarlas durante más tiempo, siempre que hagamos un escaldado previo.


En la cocina

Versátiles en la cocina se pueden elaborar un sinfín de recetas. Su sabor intenso va bien con arroz, queso y pescado, legumbres carnes, y cómo no, crudas en ensaladas están deliciosas.

Se pueden sustituir una pocas o todas las hojas de lechuga de una ensalada verde por hojas tiernas de espinaca para darle más color y sabor. Las fresas, mandarinas, mangos, fresas, manzanas son algunas de las frutas que aportan un gran sabor a las ensaladas de espinacas.

La forma más común de consumirlas es tras su cocinado, ya sean hervidas, salteadas o al vapor, como complemento en multitud de platos y guisos, en forma de rellenos, tortillas, purés o salsas.

Aprovecha que se encuentran en su temporada y prepara un sinfín de platos con la seguridad que estás consumiendo un producto sano, equilibrado y que además tiene un delicioso sabor.

Mireia Cervera Nutricionista grupo Teresa Carles Healthy Foods - Flax & Kale