Envío Gratis desde 49€ ¡Aprovecha!

Si te has registrado a la newsletter debes crear una cuenta para poder realizar compras.

Tu cesta de la compra
Propiedades de los higos

Propiedades de los higos

Alimentos
Mireia Cervera 15 Septiembre 2020

El verano llega a su máximo esplendor con el sabor dulce y sugerente de los higos. Descubre en este post todas sus propiedades nutricionales y como sacarles el máximo provecho.

Los higos provienen de Asia desde donde se extendieron por todo el Mediterráneo. España es, junto a Grecia y Portugal, el mayor productor. Las provincias de Ávila y Toledo, concentran fuertes producciones de higos frescos, al igual que Alicante, Murcia, Huesca y Lleida. En España, casi el 90% de la cosecha se deseca, ya que una vez arrancados del árbol no duran más de una semana.

Las brevas son las primeras frutas estivales que dan anualmente las higueras y son más grandes, perfumadas y de sabor menos dulce que los higos, aunque con la carne más prieta. Estos, más pequeños y dulces, aparecen como segunda cosecha de los mismos árboles a partir de finales de agosto. Ambos frutos pueden ser de color blanquecino, verde, púrpura o azulado, y de color negro o rojo oscuro. Pero en realidad, hablamos del mismo fruto en diferentes cosechas. Entre las variedades más apreciadas de brevas se encuentran la Colar, la Goiña y las Ñoras. En cuanto a los higos, destacan la Cuello de Dama, de forma achatada y gran sabor.

Sabías que: Hipócrates los recomendaba para calmar la fiebre y durante muchos siglos,siglos, en diferentes culturas, se han utilizado “menjunjes” a base de higo, para curar catarros y aliviar el dolor de garganta.

Pero además de su sabor, los higos o brevas tienen muchas propiedades beneficiosas para el organismo. Sus virtudes nutricionales los hacen idóneos para personas que realizan actividad física, pues son ricos en agua y azúcares, además de aportar fibra y minerales como el magnesio y el calcio. Tanto es así, que ya los griegos se lo daban de comer a sus atletas para competir en las Olimpiadas. En cuanto a otros nutrientes, contiene betacarotenos de acción antioxidante que neutralizan la acción dañina de los radicales libres por lo que contribuyen a combatir los signos del envejecimiento. Por su contenido elevado en potasio y bajo en sodio, resultan recomendables para aquellas personas que sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón. Son laxantes, aumentan las defensas del sistema inmunológico y disminuyen el nivel de colesterol en sangre.

Los higos se pueden adquirir en el mercado desde finales de agosto hasta el comienzo de octubre. A la hora de comprar higos hay que escoger los pesados al tacto y que cedan suavemente al ser presionados, aunque sin deformarse. La piel ha de estar tersa y el rabillo tierno pero bien unido al fruto. Es importante, también, que desprendan un aroma suave, pues un olor excesivo, sobre todo si es ligeramente ácido, significa que están pasados o demasiado maduros. No hay que olvidar que, incluso en el frigorífico, los higos se conservan durante unos pocos días, no más de 3.

El higo es un alimento muy dado a comer fresco, pero en los últimos años se ha transformado en la cocina dando lugar a multitud de variantes: mermeladas, tartas, compotas, pan de higo… por no hablar de su presencia como ingrediente complementario en platos “principales”, muy habitual acompañando a platos y guisos con carnes, pastas, ensaladas… dando un buen contraste de sabores.

Enriquece tus platos de vitaminas, minerales y fibra con este dulce saludable que nos regala la naturaleza. Su temporada es muy breve, así que date prisa a disfrutar de ellos. Aunque no olvides que también podemos consumirlos durante todo el año secos.

Higos
Mireia Cervera Nutricionista grupo Teresa Carles Healthy Foods - Flax & Kale