Time to reset! ÚLTIMOS DÍAS 15% Dto. en PLANES DETOX con el código RESET15 ¡Aprovecha! Ver Planes Detox

Si te has registrado a la newsletter debes crear una cuenta para poder realizar compras.


Tu cesta de la compra
Fecha Entrega: 29-09-2020
¡CÓMETE EL VERANO!

¡CÓMETE EL VERANO!

11 Agosto 2020

¿Sabías que en verano nuestro organismo consume menos calorías? La naturaleza lo sabe y por eso nos regala alimentos veraniegos ligeros, que además nos ayudan a paliar los efectos del calor y son ricos en antioxidantes para protegernos del sol.

Las ensaladas: son alimentos fáciles de preparar y, por su riqueza en agua, vitaminas, minerales y fibra, nos reportan muchos beneficios: hidratan, refrescan y depuran el organismo, protegen la piel de los rayos solares y previenen el estreñimiento. Además, las ensaladas dan mucho juego ya que se pueden convertir en platos únicos muy nutritivos y equilibrados. Vegetales con ingredientes de origen animal (huevo, queso, yogur, atún, salmón…), vegetales combinados también con cereales (pasta, arroz, quinoa, cus-cus) o legumbres. Todo ello aliñado con una buena vinagreta con aceites vegetales de calidad. El resultado es un plato vistoso, saludable, equilibrado y refrescante.

Las frutas: son alimentos muy refrescantes y muy indicados en esta época ya que no solo ayudan a hidratar el organismo si no también nos protegen de los efectos envejecedores sol. Las podemos consumir tal cual, en forma de ensalada, macedonia, zumos, sorbetes, batidos…

Sopas o purés fríos: son platos muy saludables y una gran fuente de vitaminas, antioxidantes y minerales que nos protegen de la exposición del sol. Nuestra gastronomía nos regala una buena muestra, como el gazpacho, el salmorejo, el ajoblanco, la porra Antequera, sopa de melón…

Los procesos de cocción: en verano varían del resto del año, ya que el calor invita a cocciones más simples y ligeras para contrarrestar el calor ambiental. Platos ligeros y frescos como sopas frías, ensaladas, salteados… que se toleran mejor que los guisados, cocidos o fritos.

Hidratación: una correcta hidratación es fundamental. El exceso de calor y sudoración propios del verano hacen que sea más fácil sufrir deshidratación. Además de agua, puedes tomar zumos de frutas y verduras para una dosis extra de vitaminas y kombucha para aportar billones de probióticos a tu organismo.

Ideas de platos refrescantes:

  • Una ensalada de couscous con menta.
  • Un hummus o guacamole casero con crudités de verduras.
  • Un gazpacho en todas sus versiones: de cerezas, de sandía, de frambuesas, de fresas...
  • Una fresca ensaladas de legumbres.
  • Y todas aquellas combinaciones de frutas y verduras de temporada que se te ocurran.


¡Creatividad al poder!